Atlas de la narrativa mexicana del siglo XX y la representación visualizada de México en su literatura. Avance de proyecto

Nora Marisa León-Real Méndez (nora.marisa@itesm.mx), Tecnológico de Monterrey, Mexico

En esta presentación se busca mostrar el avance obtenido en un año de trabajo en el proyecto de creación de un mapa literario de México en el que se representen gráficamente las obras y los espacios en las que éstas se desarrollan. El Atlas de la Narrativa Mexicana del siglo XX compila y presenta visualmente información geográfica proveniente de las obras más representativas de la literatura mexicana contemporánea con un propósito educativo. Además, el proyecto busca servir como base para la realización de conexiones sociohistóricas que los estudiantes pueden realizar, pues la visualización de las distintas versiones de México presentes en la literatura es un paso importante para la evolución de la identidad cultural del país, así como una manera innovadora de reconocer nuestra realidad dentro de los textos. Por otra parte, este proyecto requiere analizar la narrativa sobre México utilizando herramientas de análisis literario, historia y geografía, a través de medios digitales. Esta naturaleza interdisciplinaria vuelve al proyecto pertinente dentro del marco de las Humanidades Digitales y arroja ya resultados que contribuyen a la metodología de su aplicación en clase.

El primer paso del proyecto (aprobado por la Convocatoria de Experimentación en Innovación Educativa NOVUS en agosto de 2017) ha sido recopilar la información necesaria, creando un corpus de las novelas más representativas de la literatura mexicana del siglo XX (de inicio, por medio de un compilado de Novelas de la Revolución Mexicana: Los de abajo, de Mariano Azuela; El águila y la serpiente, de Martín Luis Guzmán; Cartucho, de Nellie Campobello; y Los relámpagos de agosto, de Jorge Ibargüengoitia), considerando la representación narrativa que hacen del espacio mexicano. Luego, se asignó la lectura de los primeros textos a los participantes del proyecto para realizar las anotaciones y capturar los datos. Con esta información se crearon categorías espaciales que puedan ser marcadas en un mapa de México, de acuerdo con el estado, región o población mencionados en las obras. Por otra parte, estos espacios han sido también clasificados en dos categorías narrativas: aquellos en los que sucede la acción de la novela y los que son mencionados como referentes de eventos fuera de la trama. Esta información se ha vertido en un primer borrador del Atlas, un mapa digital realizado con herramientas de acceso abierto propias de las HD, en el que se proyecta visualmente la información de forma que se pueda interactuar con ella: conocer qué porciones del territorio mexicano aparecen con mayor frecuencia en las obras, u observar la predominancia de los espacios rurales o urbanos, por ejemplo. Esta información cartográfica nos permite sacar ya algunas conclusiones con respecto a la representación de la Revolución Mexicana en la literatura, considerando los espacios de acción de las obras en su proporción con la extensión geográfica del país y de los hechos sucedidos en la historia de México. Pero, sobre todo, este proceso ha servido como práctica para proponer el método de creación del Atlas así como las áreas en las que hay oportunidad de mejora.

Eventualmente, se busca que el Atlas pueda ser utilizado como herramienta de enseñanza de la literatura mexicana en cursos de preparatoria y profesional, permitiendo a los estudiantes contribuir en su crecimiento, aportando nuevos datos según sus lecturas. La información recopilada de manera gráfica permitirá continuar encontrando conexiones entre distintas obras y movimientos literarios, que luego podrían ser analizados por estudiantes e investigadores de la literatura mexicana contemporánea.

Al final del proyecto, se espera contar con un producto demostrable y perfectible (el Atlas de la Narrativa Mexicana del siglo XX), así como con grupos de estudiantes que han pasado por el proceso de contribuir a su creación y que, a través de ello, han aumentado su interés y desempeño en las clases de literatura mexicana. De manera tangible, los alumnos serán capaces de mostrar en un mapa de México los espacios detectados dentro de las obras literarias leídas, así como de explicar distintas relaciones entre el espacio y la obra.